Tratamiento Dramático[Ver Detalle]

Solos es una película de género híbrido, que mezcla terror y ciencia ficción, y narra la historia de Camille, quien luego de una infección masiva que convierte a los adultos en zombies, se separa de su madre contagiada y vaga por las ruinas de la ciudad. En este deambular se encuentra con otros niños como ella que no son atacados por los zombies, con los que irá sorteando dificultades hasta llegar al mar, donde los niños se convierten en seres marinos. De esta forma, nadarán y llegarán a un barco lejano en busca de una nueva vida a salvo.

Los temas que cruzan la película dicen relación con la destrucción de la humanidad actual, las guerras, las infecciones y los niños como sobrevivientes y semilla de una nueva generación. El discurso manifiesto habla de la pureza que existe en la infancia y de la posibilidad de una nueva humanidad a partir de estas jóvenes generaciones. El discurso latente sitúa a ciertos agentes del sistema, como los responsables del exterminio de la sociedad y de la explotación sin límites de los recursos naturales que llevaría a que se acabe el mundo, luego de pandemias letales, por la falta de agua y alimentos, entre otros.

La estructura narrativa es clásica, tiene tres actos que están separados por un incidente incitador y un clímax. Hay una resolución que conduce a un final cerrado. La línea de acción de la película es dramática, es decir, las acciones y acontecimientos generan cambios. Entre inicio y fin hay un gran cambio. La lógica interna de la historia es la causalidad, es decir, una cosa lleva a la otra, siendo consecuencia ésta de lo anterior. La realidad presentada es coherente, aunque la temporalidad es no lineal, dado que a medida que la historia avanza, se introducen flasbacks recurrentes que entregan información y explican la situación del presente: Camille debe sobrevivir sola y llegar al mar. Los personajes tienen deseos y motivaciones concretas, siendo además los conflictos desarrollados externos, que provienen del entorno y a su vez entre personajes.

La protagonista es Camille, una niña de 10 años que sufre de una condición, marcas en el cuello a ambos lados, y que por alguna razón no se enferma ni es infectada por los zombies. Su motivación es sobrevivir y su objetivo es llegar al mar. La madre de Camille es una mujer de 30 años aproximadamente, se preocupa de sobrevivir y proteger a su hija en el entorno hostil en el que viven, hasta es infectada y decide dejar que su hija sobreviva sola para no hacerle daño. Otros personajes importantes son los niños, ya que son un colectivo de sobrevivientes, niños de distintas edades, descendientes de la antigua humanidad que se ha autoexterminado. Los Zombies, a su vez, son ex adultos que han sido atacados por el virus y se han contagiado entre ellos. Estos son aliados de los niños, ya que no los atacan y los protegen cuando hay una amenaza de militares rondando. Por último los adultos militares y médicos son antagonistas de los niños, los persiguen y quieres matarlos, al igual como matan a los zombies.

Las locaciones principales son las ruinas de la ciudad (espacios baldíos, trenes abandonados) y la playa a la que llegan los niños al final de la historia. Son espacios activos, que cumplen una función narrativa importante, que aportan significados.

Tratamiento Audiovisual [Ver Detalle]

Solos es una película grabada en HD, en un aspecto de 16:9, con color y sonido.

En ella se observa un uso de toda la escala de planos, sin embargo, se producen dos grupos de planos en lo referente a estilo: aquellos más contemplativos, en donde la cámara está fija, los movimientos son suaves y la angulación es normal, los que se manifiestan durante escenas que podríamos denominar tranquilas y son usados expresivamente para instalarnos dentro de este ambiente desolado y destruido. Los otros, son planos que aparecen durante escenas de acción, en donde la cámara pasa a ser en mano, la angulación deja de ser normal, de vez en cuando se usa el zoom, y se tiende a usar lentes gran angular en planos de tamaño muy pequeño, todo a favor de enfatizar la acción que se muestra en la película.

Cuenta con música original de Claudio Pérez, la cual es instrumental y se manifiesta en gran parte de la película mediante tonalidades que tensionan y refuerzan la atmósfera de misterio. El mejor ejemplo de esto es la música que aparece en la introducción, la cual tiene una sugerente tonalidad infantil, no obstante, posee un matiz que sugiere todo el horror que vendrá a continuación. Por otro lado, existe un soundtrack, con bandas y músicos conocidos dentro de la escena nacional, el cual se hace presente en los créditos finales. Hay uso de efectos sonoros y ruido, con la misma idea de generar tensión y aumentar el misterio dentro de la película, el cual se da como interferencias electrónicas, ruido blanco, entre otros. Cabe destacar que todos los personajes hablan en inglés, el cual es neutro y claro, lo que le da una alta inteligibilidad. De todas maneras, los diálogos son pocos, y hay un mayor uso de la voz en off, la cual proviene de la protagonista.

El montaje se da por medio de cortes directos, existiendo un desglose total de planos. Por ello mismo, el movimiento en escena de los personajes es escaso, puesto que el continuo empalmado de los planos no permite que los personajes se muevan lo suficiente dentro del mismo. Teniendo esto en cuenta, el montaje sirve para acentuar el ritmo dramático de la película.

Respecto a la iluminación, en interiores se observa un recurrente uso de claroscuros, marcando una notable diferencia entre las zonas de oscuridad y luz, lo cual acentúa la crudeza de las imágenes. En exteriores se maneja una luz plana, con cierta tendencia a la oscuridad, que caracteriza a este mundo inhóspito y devastado, sin embargo, también se observa fuertemente el uso de contrastes.

En el arte existe una alta estilización que se da mediante un cuidadoso trabajo en lo que respecta al maquillaje. Vemos, por un lado, cruentos “zombies”, y, en el otro, niños que vagabundean, bastante abrigados, que no dan mucho signo de la mala vida, del hambre y/o la suciedad en sus caras. El vestuario sigue esta misma idea: los militares son reconocibles perfectamente, con sus cascos, armas y uniformes, lo mismo el personal científico, con sus ropas blancas y cascos herméticos, y los “zombies” con sus ropas raídas y desgatadas. Por otro lado, las locaciones dan la imagen de un mundo en que la civilización se ha perdido, un terreno post-apocalíptico, en donde la humanidad ha sido mermada, y sólo encontramos vestigios de la población. Casas vacías y llenas de objetos tirados, descampados grises y terrosos, recintos científico-militares con variados utensilios médicos.

Existe trabajo en post, el cual se da como efectos especiales: sangre que cae al lente de la cámara; las transformaciones de personajes en “zombies”, en las cuales cambian el color de la piel y sus ojos pasan a blanco; explosiones y cortinas de humo que se dan en el paisaje; la destrucción de helicópteros en la secuencia final, dada por una criatura de enorme tamaño que está en el mar. Todos estos efectos se usan narrativamente, para reforzar la idea sobrenatural y/o apocalíptica que se da en la historia. Respecto a la imagen, la coloración tiende a los pardos, es decir, tonalidades que reflejan penumbra, dando aspecto mortecino a los escenarios. Esta tendencia de coloración dentro de la película se interrumpe en dos ocasiones: la primera es en los flashbacks presentes en la película, en donde la tonalidad verde es preponderante; en la otra, la calidez presente en la secuencia final, cuando los personajes llegan al mar, ocasionando un fuerte cambio en la historia, pues se pasa de la oscuridad a la luz. Todos estos trabajan de manera estilizada la atmósfera predominante que se da en la película, la cual es oscura y, a veces, macabra, notando que el trabajo en las escenas de playa son un vuelco total a aquella propuesta, tornando todo cálido y esperanzador.