Tratamiento Dramático[Ver Detalle]

Mami te Amo es un drama que relata el mundo interno de una niña llamada Raquel, que desea que su madre le preste atención, le de afecto y cariño, por medio de la emulación de una supuesta enfermedad a la vista.

Los temas que toca esta película dicen relación con el abandono, la marginalidad femenina, la precariedad afectiva madre-hija y la periferia ciudadana. El discurso latente que traspasa la historia habla del círculo vicioso que supone el abandono afectivo y material en los vínculos de filiación. Como discurso manifiesto vemos la precariedad, soledad y abandono en la que vive una mujer, que presenta una evidente discapacidad, junto a su hija.

En términos de estructura dramática, Mami te Amo es una película construida en tres actos, que tiene un incidente incitador y un clímax que separan las tres partes de la película, pero con un final abierto. La línea de acción es no dramática. La lógica interna de los acontecimientos es la casualidad, no obstante, se presenta una realidad coherente con una temporalidad lineal. No hay cambio entre la situación inicial y la situación final. Es importante destacar que el personaje principal, es arbitraria en sus motivaciones y acciones. En general, los personajes no presentan motivaciones ni deseos concretos, que los lleven a generar acontecimientos dramáticos.

Raquel, la protagonista, es una niña de aproximadamente 10 años, contemplativa y solitaria, que vive con su madre, con quien no hay un vínculo afectivo ni una comunicación fluida, no obstante, ella lo desea. Carmen, la madre de Raquel, es una mujer de aproximadamente 35 años, que aparentemente no tiene un trabajo y vive alienada en su extrañeza y su discapacidad visual. Viole, la amiga de Raquel, es una adolescente de aproximadamente 16 años que deambula por el barrio y juega con Raquel. Es una chica estrafalaria tanto en su comportamiento como en su vestimenta. Todos los personajes se sitúan en una condición socioeconómica media baja, enfatizando la precariedad afectiva, por sobre la material.

Los lugares en los que transcurre la historia tienen un protagonismo activo, es decir, su calidad dramática refuerza tanto las ideas, temas y discurso como el conflicto que propone la historia. Los espacios interiores son en el departamento en el que vive la protagonista; el baño, los dormitorios, la cocina. Los espacios exteriores son las calles y el entorno barrial de la Villa Portales, resaltando las pasarelas, un puente peatonal que atraviesa la autopista, un parque de diversiones y una feria libre.

Tratamiento Audiovisual [Ver Detalle]

Mami te amo es un largometraje de ficción grabado en HD, con color y sonido, y en un aspecto de 16:9.

En el trabajo de cámara hay un alto uso de planos cerrados, que tienden a cortar los cuerpos, enfocándose principalmente en la protagonista, la niña, restando importancia a los otros personajes y dando un carácter intimista a la narración. Hay uso de lentes normales y teleobjetivos, siendo estos últimos usados expresivamente para fragmentar las escenas y recortar el espacio, dotándolas de un marcado punto de vista. Hay un variado uso de angulaciones de cámara, principalmente picados y contrapicados, los cuales ayudan a enfocarnos más en la relación entre la hija y la madre. A su vez, hay un uso constante de cámara en mano, la cual tiende a re-encuadrar siguiendo los personajes, con un marcado énfasis en la protagonista

La película cuenta con registro de sonido directo, no obstante, hay un par de momentos en que el sonido desaparece totalmente, siendo esto usado para fortalecer la tensión dramática pues es utilizado en instancias en que la protagonista queda totalmente sola y abandonada. Por otro lado, está la presencia de música, compuesta por Diego Adrián e interpretada por Alex Anwandter, la cual es incidental y tiene bases electrónicas y de percusión que sirven para generar ritmo dentro de la historia, tomando muchas veces, un rol protagonista. Hay sonidos de maquinarias de construcción, alarmas, autos, etcétera, que si bien sirven para ambientar la historia, logran omnipresencia, usándose para enfatizar un mundo sonoro que es visualmente imperfecto para los protagonistas de la película. Existe la presencia de ruidos, que permiten generar ritmo y construir un ambiente. Las voces, si bien son inteligibles, poseen una nitidez relativa, brindando poca importancia a los escasos diálogos dentro de este concierto de sonidos que llenan la atmósfera, pues quedan enmascarados por el ruido presente en las locaciones.

El montaje, si bien tiende a ser rítmico y muy en fase con la música de la película, posee découpage. Está también la presencia de cuadros negros, que se usan para fragmentar la historia y sirven como elipsis.

Dentro de la iluminación hay un uso del contraste y claroscuro que funciona de manera verosímil para los propósitos realistas de la película. Respecto al vestuario y el arte, estos se usan narrativamente para la representación de una clase media baja, mediante las vestimentas gastadas y sencillas de los personajes, o también por medio de las locaciones. En la imagen se observa una paleta de colores en donde abunda el color blanco y los tonos grises, siendo reiteradamente fríos, lo cual sirve para enfatizar, expresivamente, la atmósfera nebulosa en que viven estos personajes.