Tratamiento Dramático[Ver Detalle]

Las Niñas es un drama que narra la historia de dos amigas que aparentemente mantienen una cierta tensión sexual entre ellas. La historia va a ir develando la relación y sus conflictos, en la medida que se va desarrollando el tema de una posible enfermedad.

Los temas propuestos son él narcisismo, los conflictos psicológico, la falta de atención, el miedo, las relaciones tormentosas, la homosexualidad, el cáncer, la música, etc. Como discurso manifiesto vemos la relación homosexual que se construye a través de 2 mujeres, que están en aparente conflicto por no asumir esta condición abiertamente. A esto se le suma el agravante de que una de ellas está aparentemente enferma, producto de un cáncer de mamas. Como discurso latente vemos como una mujer psicológicamente inestable manipula las situaciones, para su propio beneficio, apelando a enfermedades sensibles al contexto (ya que es una enfermedad común entre las mujeres chilenas) Esto genera un lazo de dependencia y obsesiones mutuas junto a la mujer que está dispuesta acompañarla a toda costa. Otro discurso que aparece de forma latente y sutil en la narración es la música chilena y en general el arte.

La estructura narrativa está construida por cuatro actos episódicos, los que son propuestos y descritos como primero, segundo, tercer acto y acto final. La narración presenta un incidente incitador, que en este caso sería la llamada de “Fran” que logra llevar a un clímax a los personajes, ya que se presentan los celos como un factor importante dentro de esta relación. La línea de acción es dramática, con una lógica interna de causalidad. Hay un manejo coherente de la realidad y del tiempo lineal. El cambio que se produce entre el inicio y el fin de la historia es pequeño, ya que si bien, se resuelve el enigma de la enfermedad, no sucede lo mismo en relación a la tensión que se genera entre los personajes principales. De esta forma el cierre de la película se mantiene abierto. Los conflictos presentados en la película, son internos y entre personajes. Y en lo referido a sus deseos y motivaciones, se ven representadas de manera poco definida, ya que responden a esta relación de ambigüedad y confusión en la que se desenvuelven.

En esta película existen dos protagonistas, Sofía y Antonia. Sofía es una mujer joven de unos 28 años, de un nivel socio-económico medio alto, hija de un arquitecto. Su interés está ligado a las artes y la música. Su personalidad es obsesiva, manipuladora, intrigante, hipocondríaca, inmadura y narcisa, con un claro desequilibrio psicológico. Antonia es una mujer aproximadamente de la misma edad, de un nivel socioeconómico alto, hija de un cirujano. Muestra interés por el ámbito de las letras y la música. Es una mujer de personalidad sensible, empática, pero que mantiene una relación obsesiva e inestable con Sofía.

La locación es al interior de un departament en donde se van recorriendo los distintos espacios de este. El lugar se presenta como pasivo ante los personajes.

Tratamiento Audiovisual [Ver Detalle]

Las Niñas fue registrado en BetaSP , es en blanco y negro, tiene sonido y una relación de aspecto de 16:9.

La cámara usada en Las Niñas marca un tono presencial similar al del cine verité, fuertemente apoyado en recursos que visibilizan la presencia de la cámara en la filmación tales como el movimiento de la cámara en mano, el reencuadre a través del zoom y la regulación del foco en cámara como recurso narrativo y estético. Elementos como el uso de la cámara en mano además potencian la generación de tensión dramática y desenvolvimiento del ritmo del relato que transcurre “fluidamente” en el pasar de un día. La escala de planos usada es de planos cerrados, concentrándose en los primerísimo primer planos, los primeros planos y los planos detalles, teniendo un rango máximo de amplitud en el plano americano y medio. Esta opción de planos apoya la generación de intimidad en el desarrollo de los personajes y la narrativa, lo que acompañado de la propuesta de puesta en cámara, da pie a una cercanía con los personajes y una reducción de distancia respecto al registro.

En cuanto al audio, se usa sonido directo y la voz es usada con un fin expresivo, siendo en particular la voz de Sofía de importancia para la construcción psicológica y dramática de su personaje. El otro recurso de audio ampliamente usado es la música, la cual es utilizada de múltiples formas. Hay música incidental de grupos nacionales conocidos tales como María Perlita y Javiera Mena que entran como elemento rítmico y atmosférico en la película, como también pequeños puentes musicales registrados en guitarra que ayudan a generar énfasis dramático y emotivo a las escenas. En conjunto a estos usos, es de importancia la música de carácter diegética que figura en escena y afecta a los personajes y la narrativa de la película, la cual por ejemplo suena en la casetera de la casa de Sofía, el auto de Antonia y es interpretada en cámara por ambas actrices hacia el cierre de la película. Es interesante rescatar que además de traspasar información a través de la banda sonora, hay un interés particular por integrar la música a la estructura interna de la película. Respecto a la puesta en cámara, lo que mas destaca es el arte del departamento que es la única locación de la película, el cual está decorado de forma tal que permite construir y caracterizar a una de las personajes, dar matices acerca de la relación entre las protagonistas y entregar elementos de utilería que permiten avanzar y complejizar el desarrollo del guión y los personajes. El vestuario es verosímil y apoya a los personajes con naturalidad, salvo en los casos que el vestuario y el maquillaje es usado activamente para ayudar a construir y develar el personaje de Sofía a través de un atuendo exagerado de diva retro de las artes escénicas. Una particularidad de la imagen se relaciona al uso fílmico en cámara de efectos naturales producidos a través del uso del vapor o la imagen reflejada a través de vidrios o espejos, los que dan mayor profundidad a las tomas y dan mayor textura al espacio.

Las tomas por lo general son variadas y hay una mezcla de tomas largas con movimiento y un uso de insert de imágenes mas cortas que particularizan las imágenes acercándose y dando mayor descripción a los hechos u eventos registrados. En el montaje se usan distintos recursos, fundidos a negros para dar cuenta de pasos de tiempo dentro de la diégesis de la historia contada, y cortes directos entre tomas, que en muchos casos son usados para generar dinamismo entre los planos por medio de la generación de ritmo por medio del empalme. Otro uso de interés es el ralenti al inicio y al final de la película, en el primer caso para estilizar al personaje de Sofía y en el segundo para profundizar en la tensión y las emociones-conflictos que afectan a Antonia al irse herida del departamento de Sofía.

En cuanto a arte y vestuario, el primero es usado intensivamente para ayudar a caracterizar a Sofía quien habita el espacio, construyendo personaje y entregando importantes datos de contexto y de apoyo al discurso latente. El vestuario y maquillaje apoya también la creación de personaje y refuerza la verosimilitud de la historia, mostrando una excepción a la norma cuando Sofía de forma performativa interpreta una canción al inicio y final de la película.

Finalmente respecto al tratamiento de la imagen, se destaca el uso de archivo fotográfico y televisivo, ambos para apoyar la construcción de personaje, ambientación y desarrollo dramático, en lo puntual ayudando a reconstruir épocas pasadas de la infancia de los personajes.