Tratamiento Dramático[Ver Detalle]

La mujer del bosque es un drama fantástico, sin diálogos, que se construye mediante largas escenas que contemplan la naturaleza y a sus personajes, quienes mediante pocas acciones nos entregan un relato enigmático. La historia la construye un hombre que se nos presenta con una actitud de tristeza y desamparo, quien decide cambiar su destino mediante un ritual el cual lo llevará por un camino vinculado a la sensibilidad y emociones, que lo harán más consciente de su contexto.

Los temas de la película son la tristeza, la soledad, el ritual, la naturaleza, lo femenino (como atributos de bienestar y armonía) y la mitología india. El discurso manifiesto tiene que ver con un inconformismo con la realidad que rodea al hombre, lo que le produce soledad y tristeza. El discurso latente, tiene que ver con que la racionalidad del hombre le impide la felicidad, para solucionar esta situación es necesario morir (historia mítica india, representada por la mujer de seis brazos) para luego renacer y mirar el mundo desde una perspectiva más emocional (la mujer) que nos permita volver a la inocencia, al estar conectados con la naturaleza, los seres vivos, etc.

La estructura narrativa se construye de pequeños episodios que se unen a través de una realidad lineal y coherente. El relato posee un incidente incitador que vendría siendo el sufrimiento que lleva al protagonista a realizar un ritual que culmina con la aparición de una misteriosa mujer. La lógica de acción es dramática y causal, ya que las acciones ocurren por acción del protagonista. Los conflictos y obstáculos presentados en la película, son difíciles de identificar, debido a que el conflicto ya está instalado desde el primer momento en la historia, sin embargo, podemos intuir que son tanto internos como externos, ya que es un descontento generalizado que tiene que ver con el protagonista y su entorno. Por último, podemos decir que vemos un gran cambio de conciencia entre el inicio y el fin de la historia.

El protagonista es un hombre de unos 45 años aproximadamente, de nivel socioeconómico medio y apariencia ejecutiva. Es un hombre que se muestra angustiado, triste y solitario y que necesita con urgencia encontrar una solución o razón para seguir existiendo. Es a su vez un personaje misterioso y creyente de la magia y sus ritos como una escapatoria a su vida. El personaje secundario, representado por una mujer misteriosa, se convierte en símbolo de nacimiento y conciencia, de la inocencia y conexión con el mundo y la naturaleza. Tiene una actitud que podemos reconocer en los niños, tocando y descubriendo las cosas como si fuera la primera vez que tiene la posibilidad de disfrutar de ellas. Es una mujer joven de unos 25 años quien aparentemente no pertenece a una clase social porque pareciera que fue arrojada al mundo que no conocemos.

Esta historia trascurre en espacios tanto naturales, como de ciudad. Es posible reconocer que nos encontramos en la Quinta Región, específicamente el puerto de Valparaíso, donde el personaje deambula sin un objetivo definido. Es en este contexto identificamos la orilla de la playa, las calles y su departamento, donde realiza este misterioso ritual.

Tratamiento Audiovisual [Ver Detalle]

La Mujer del Bosque es un largometraje de ficción grabado en mini DV, que cuenta con color y sonido, en un aspecto de pantalla de 16:9.

En la película se observan dos propuestas de cámara que suelen alternarse secuencialmente. En la primera, se observa una cámara fija, muy estable, que da paso a planos de larga duración ausente de movimientos y con una preferencia por los planos de mayor tamaño, entregando momentos contemplativos al espectador que inciden fuertemente en la tensión dramática. En la segunda, se observa un uso de la cámara en mano, con movimientos irregulares y pulsionales, pero que se mueve muy rápido y en forma segura, y que ocasionalmente, utiliza el zoom, teniendo preferencia por los planos de menor tamaño y usando lentes teleobjetivo. Esta segunda cámara incentiva fuertemente la acción dramática, reforzando, expresivamente, el tenso ambiente psicológico en que vive el protagonista.

La banda sonora es compleja, siendo muy rica en elementos como música, ruido y efectos, y no obstante, optando por una ausencia total de voces. La ausencia de diálogos se usa para reforzar la contemplación, generándose un ambiente sonoro que muchas veces denota una gran tensión emocional. Valiéndose de efectos (agua correr, viento, etcétera), ruidos (zumbidos, pitidos, percusiones, entre otros), se genera una suerte de música ambiental, que a veces se acompaña de teclados los cuales refuerzan el denso ambiente psicológico de la película, lleno de misterio y desolación.

Si bien en el montaje existe un desglose de planos mínimo, hay uso de planos de larga duración para reforzar el dramatismo en la película. Por otra parte, hay uso de jump cuts, que agilizan la acción dentro de la narración. También, por breves instantes, hay apariciones de un montaje intelectual, que viene a reforzar narrativamente algunos simbolismos presentes en la película.

Respecto al arte, se observa una puesta en escena que busca el verosímil para esta realidad presentada donde se lleva a cabo la acción, lo cual se ve bastante en las locaciones de interiores (la pieza del protagonista, donde lleva a cabo su ritual, o el interior del bar donde, a inicios del largometraje, pasa su dolor). En cuanto al vestuario, hay una tendencia expresionista, que se da mediante la caracterización ligeramente estilizada de los personajes: Él, viste semi-formal, aludiendo a un luto, es decir, la pérdida de ella, y Ella, desnuda o con ropas bastante ligeras y simples, como un vestido monocolor que denota su energía espiritual pura y limpia en contacto con la naturaleza. En la iluminación existe un trabajo de la luz en los interiores, teniendo la penumbra una alta presencia, reforzando expresivamente el lóbrego ambiente de misterio que propone la película, siendo los exteriores, específicamente en la naturaleza, donde aparece la mayor luminosidad, dejándose de manifiesto la diferencia entre lo urbano y lo rural. No obstante, cuando el protagonista inserta a La Mujer del Bosque al mundo urbano, vemos que la iluminación en éste cambia, abandonando totalmente la penumbra, e inundándose de luz. Por otro lado, respecto a los colores usados en la película, vemos una abundancia fuerte tendencia a los azules, que se presenta cuando el protagonista, Él, vive sus días en sufrimiento, que cambia totalmente a colores cálidos cuando La Mujer del Bosque, llega a su vida, transformando su desconsuelo en esperanza.

s