Tratamiento Dramático[Ver Detalle]

D7A es un drama que narra la historia de Simón, quién vive un luto de siete días gatillado por la muerte de su novia Sara, a quien rememora con culpa, por no haber podido hacer nada para ayudarla. En estos siete días Simón se topa con sus demonios, recuerdos y vivencias del pasado.

La película toca temas referentes a las relaciones amorosas y como el vínculo afectuoso con la madre y el padre incide en ellas. A lo largo de toda la historia se recurre a elementos expresivos que hablan de la culpa y el dolor provocado por la pérdida de la inocencia. El discurso manifiesto presente en la película refiere a que las experiencias de vida marcan a las personas condicionando su actuar. A su vez, el discurso latente habla de la existencia como purgatorio y de la condición humana rebajada a los instintos más bajos.

En cuanto a la estructura narrativa, D7A se estructura en siete episodios que, a su vez, son siete días en los que transcurre la historia, explicitados con intertítulos: D1A, 2IA, 3IA, D4A, …, D7A. Consecuentemente con esta propuesta, no hay un clímax concreto pero sí una revelación hacia el final de la película: cómo muere Sara y qué responsabilidad le cabe al protagonista. Entre el inicio y el final hay un pequeño cambio de la situación, dado por la revelación. El final es cerrado en el sentido que las interrogantes más importantes planteadas por la película se responden. La línea de acción es dramática, es decir, las acciones que toma el protagonista generan consecuencias en su entorno. La lógica interna del relato es causal, no obstante, la convivencia de una realidad incoherente –la que representa el mundo interno del personaje y sus vivencias- y la realidad dada, que es coherente. La temporalidad es no lineal, dado que constantemente se recurre a flashbacks para ir al pasado y dar información explicativa que aporta un mayor sentido.

Los personajes presentes en esta historia son personajes con deseos y motivaciones. El protagonista es Simón, joven de aproximadamente 25 años, que está deprimido por la muerte de su novia. No quiere hablar, se comunica mediante cartas que entrega personalmente a amigos y familiares de él y de Sara, y vive un duelo constante en el que purga sus propias culpas, revisitando fantasmas del pasado. Simón es un personaje activo, con conflictos internos no resueltos, que se encuentra con obstáculos para salir de este trance de dolor. Sara, quien ha fallecido, era una joven prostituta de 25 años aproximadamente, que vivió con Simón antes de fallecer. Todos los personajes son de estrato socio-económico bajo.

Las locaciones utilizadas principalmente son espacios interiores, aunque también se transita bastante por la calle y la playa como entorno natural. Son espacios que juegan un rol protagónico pasivo, en términos de dispositivos narrativos, están al servicio de la historia.

Tratamiento Audiovisual [Ver Detalle]

D7A es un largometraje de ficción, registrado en HD, con color y sonido, en un aspecto de pantalla de 16:9.

En D7A hay un uso de toda la escala de planos, existiendo un predominio de planos cerrados tales como planos detalle y primeros planos, los que tienden a reforzar la tensión emotiva y dramática en la película. Hay un uso extensivo de diferentes angulaciones, de las cuales se destacan picados, contrapicados y aberrantes, que sirven enfatizar el tenso ambiente psicológico que hay en la película. Se utilizan movimientos de cámara, como paneos y travellings, preferentemente para seguir a los personajes. Existe también un uso de la cámara en mano, la cual cuenta con ligeros movimientos irregulares, que acentúa la tensión dramática.

Hay un registro de sonido directo, el cual se mezcla con otros elementos en la banda sonora. Las voces cumplen principalmente la función de entregar información, no obstante, ocasionalmente se observa una estilización de las mismas, la cual se usa para reforzar expresivamente la caracterización psicológica de los personajes tanto con su presencia (ocurre con un personaje que el protagonista encuentra, quien mediante su estruendosa voz muestra su oscuridad y poder; o también con el actor de teatro, quien, con su perfecta modulación y proyección de la voz, brinda una marcada estilización de su ocupación), como también con su ausencia (en la línea temporal presente que hay en la película el protagonista no habla, reforzando su actitud penitente y culposa). Existe uso de efectos y ruido para la generación de una atmósfera abrumadora, repleta de tensión, ya sea acentuando prominentemente algunos sonidos, como ocurre con una tetera en las secuencias iniciales, o agregando otros nuevos (pitidos, zumbidos, interferencias electrónicas, ruido blanco). La música cuenta con piano, guitarra eléctrica y acústica, percusiones, y electrónica, y sirve reforzar el tono emocional en la película apoyando la manifestación de la lúgubre atmósfera.

Respecto al montaje, predomina el desglose de planos clásico, existiendo breves apariciones de un montaje rítmico, que ayudaría a generar más tensión (mediante repetición de planos) o dar paso a una secuencia mística (como sucede cuando el protagonista toma un alucinógeno). Además, hay planos de larga duración, teniendo algunos movimientos de personajes en su interior y/o jump cuts, los cuales son características que se usan expresivamente para reforzar la tensión psicológica en la película.

En la iluminación hay un trabajo expresivo que se ve reflejado mediante la diferencia de luz que hay en algunas locaciones, en el pequeño departamento donde vive Sara con el protagonista la penumbra reina, mientras que en los otros interiores hay mayor luminosidad. Esto se usa para reforzar la idea de la demacrada vida del protagonista, la cual se ve reflejada en el lugar donde vive, en donde la oscuridad abunda y, a la vez, es contrastada con los hogares de otras personas que viven en casas donde la luz sí entra. Respecto al arte y el vestuario, se observa un uso realista de ellos, funcionando para los propósitos de verosimilitud de la película. Por último, se observa una paleta de colores que tiene un predominio del rojo, en exteriores de noche, y del verde, en interiores, siendo estos últimos usados expresivamente para denotar el malestar psíquico de las situaciones que vive el protagonista. Esto último se da principalmente en su departamento y algunos otros interiores.

La aparición de intertítulos en la película tiene como finalidad entregar información, usándose para presentar un personaje o comunicar textos escritos a los cuales el espectador no tiene acceso (las cartas del protagonista). Otros efectos de post se utilizan, como imágenes sobrepuestas y aceleraciones, que se usan para marcar el paso del tiempo.